​​Call us:

312-491-9044

 

Llámenos:

312-491-9044

 

​Find us: 

4811 N Central Park, Chicago, IL 60625

 

Encuéntrenos: 

4811 N Central Park, Chicago, IL 60625

 

Hire a Worker: 

773-588-2641

 

Contrata a un trabajador: 

773-588-2641

 

Email: 

info@latinounion.org

 

About Us  

MISSION:

Latino Union collaborates with low-income immigrant and U.S.-born workers to develop the tools necessary to collectively improve social and economic conditions.

 

HISTORY:

Women temporary workers founded Latino Union of Chicago in 2000 to improve working conditions in temporary employment agencies and in the communities where they lived and worked. Their initiative led to the passing of the first Day Labor Ordinance in 2002, subsequently passed in strengthened form as the Day Laborer Protection Act in 2005, which regulates temporary hiring agencies state-wide. 

 

In its early years, Latino Union focused on corner day laborers, low-income immigrant workers who seek temporary employment on public street corners in the home construction and landscaping industries.  A four-year campaign led to the founding of the Albany Park Workers’ Center in 2004. The only one of its kind in the Midwest, the Center serves as a hiring hall, education site, and cultural hub on Chicago’s Northwest side that has increased average wages for day laborers by 200%. In March 2016, Albany Park Workers' Center launched a hiring program for housekeepers.

 

In 2005, Latino Union’s efforts led to the formation of the Governor’s Panel on Latino Workplace Injury and Fatalities to address the disproportionate accidents that harm Latino workers. That same year, the organization collaborated with Cicero day laborers to have charges dropped for the wrongful arrest of 100 workers at a public hiring site.

 

In 2006 and 2007, Latino Union coordinated media and press for the May Day marches that mobilized 1 million people – the largest immigrant rights marches in Chicago history. In 2007, Latino Union spearheaded the Illinois Coalition of Worker Centers to ensure the inclusion of 300,000 temporary workers originally omitted from the state minimum wage increase. That same year, the organization developed culturally relevant materials regarding response to unlawful raids that trained 5,000 community members in three languages.

 

In 2008, Latino Union facilitated passing of the Cicero Sanctuary law that protects 85,000 immigrant residents from documentation-based discrimination. As an initiating member of the Just Pay For All Coalition, Latino Union's public education and outreach led to statewide implementation in 2010 of the strongest protection for workers against wage theft in the country.

 

In 2011, Latino Union completed a three-year NIOSH workplace health and safety training program that trained 500 low-wage contingent workers in 10-hour certification. Latino Union replicated the paradigm-shifting program in collaboration with six workers centers in the Midwest and Southwest regions.

 

That same year, Latino Union began supporting a group of nannies, caregivers and house cleaners organizing for stronger protections at work. Their efforts led to the passage of the Illinois Domestic Workers Bill of Rights, which took effect on Jan. 1, 2017. The bill grants household workers protections including a state minimum wage, overtime, one day of rest per week, and the right to file sexual harassment and discrimination claims.

 

In 2013, Latino Union united with seven other Chicago-based workers centers and the Working Hands Legal Clinic to found the Raise the Floor Alliance, which brings together expertise in low wage worker community organizing. Latino Union is an affiliate of the National Domestic Workers’ Alliance (NDWA) and a founder and member of the National Day Laborer Organizing Network (NDLON).

 

 

 

 

 

Quienes somos

MISIÓN:

La Unión Latina colabora con trabajadorxs inmigrantes de pocos recursos nacidxs en Estados Unidos para desarrollar las herramientas necesarias para que colectivamente podamos mejorar las condiciones sociales y económicas.

HISTORIA:

Varias trabajadoras temporales fundaron la Unión Latina de Chicago en el año 2000 para mejorar las condiciones laborales en los centros de empleo temporal y en las comunidades donde viven y trabajan. Su iniciativa consiguió que se aprobara el primer Decreto de los Jornalerxs en el año 2002, y subsecuentemente fue aprobado en una forma más poderosa como la Ordenanza de Protección al Jornalerx en el año 2005, la cual regula los centros de empleo temporal a nivel estatal.

 

En sus inicios la Unión Latina se enfocaba en los jornalerxs de inmigrantes de pocos recursos que se situaban en las esquinas públicas para pedir trabajo en las áreas de construcción del hogar y jardinería. Una campaña de cuatro años llevó a la creación del Centro de Trabajadorxs de Albany Park en el año 2004. Este centro es el único en su especie en el Medio Oeste, y sirve como un centro de contratación y espacio educativo y cultural en el noroeste de Chicago, que ha aumentado el salario promedio de los jornalerxs en un 200%.

 

En el año 2005, los esfuerzos de la Unión Latina llevaron a la formación del panel del gobernador sobre Fatalidades y Daños en los Lugares de Empleo Latino, el cual trata sobre accidentes desmesurados que hacen daño a lxs trabajadorxs Latinos. Ese mismo año la Organización colaboró con los jornalerxs de Cicero para pedir que se retirasen los cargos a cien trabajadorxs que fueron arrestados injustamente en un sitio publico de contratación.

 

En los años 2006 y 2007, la Unión Latina coordinó a los medios de comunicación para las marchas del Primero de Mayo que movilizaron a un millón de personas – las marchas por los derechos de los inmigrantes más grandes en la historia de Chicago. En el año 2007, la Unión Latina encabezó la Coalición de Illinois de Centros de los Trabajadorxs para asegurar la inclusión de 300.000 trabajadorxs temporales que fueron originalmente omitidos del incremento al salario mínimo del Estado. Ese mismo año, la Organización desarrolló materiales de relevancia cultural sobre cómo responder a las redadas ilegales y formó en tres distintos idiomas a 5.000 miembrxs de la comunidad.

 

En el año 2008, la Unión Latina ayudó a que se aprobara la Ley de Santuario de Cicero, que protege a 85.000 residentes inmigrantes de la discriminación a base de falta de documentos. Como miembro principal de la Coalición para una Salario Justo para Todos, la educación pública y el alcance de la Unión Latina llevaron en el 2010 a la implementación estatal de una de las protecciones más poderosas para lxs trabajadorxs contra del robo de salario en toda la nación.

 

En el año 2011, la Unión Latina realizó un curso de formación de salud y seguridad en el trabajo de 3 años de NIOSH. Este es un programa que entrenó a 500 trabajadorxs contingentes de bajos recursos, y les permitió obtener una certificación de 10 horas. La Unión Latina hizo una réplica de este programa de cambio de paradigma en colaboración con seis centros de trabajadorxs en las regiones del Medio Oeste y del Suroeste.

 

Ese mismo año, la Unión Latina empezó apoyar un grupo de niñeras, cuidadores y limpiadores de casa organizando para mejor protección en el trabajo. Estos esfuerzos llevaron el paso de la Carta de Derechos Para Trabajadorxs Del Hogar que tomó efecto el primero de enero 2017. El proyecto de ley garantiza protección para lxs trabajadorxs del hogar incluyendo un sueldo mínimo, horas extras, un día de descanso por semana y el derecho de presentar una queja por acoso sexual y discriminación.

 

En 2013, la Unión Latina, junto a otros siete centros de derechos laborales con sede en Chicago y la Clínica Jurídica de Manos Trabajadorxs, fundaron la Alianza Sube el Piso, que reúne la experiencia de la comunidad en organización para mejorar los salarios bajos de lxs trabajadorxs. La Unión Latina es un afiliado de la Alianza Nacional de Trabajadorxs del Hogar (NDWA por sus siglas en inglés) y uno de los fundadores y miembrxs de la Red de Jornalerxs Nacional (NDLON por sus siglas en inglés).